llamanos

¿Fauna salvaje en dificultades o muerta?
¿Incendios forestales?
¿Infracciones contra la seguridad ambiental, caza, pesca, vertidos?
¡¡LLÁMANOS!!
112 SOS ARAGÓN

¿Cualquier tema relacionado con el medio ambiente?
Pregunta por nosotros:
Centralita Gobierno de Aragón 976714000
OFICINAS COMARCALES DEPARTAMENTO DR Y SOSTENIBILIDAD


AGENTES FORESTALES

La AAPNA es la asociación profesional de los AGENTES FORESTALES del Gobierno de Aragón

LEY 10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes.

q) AGENTE FORESTAL: Funcionario que ostenta la condición de Agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico tal como establece el apartado 6º del artículo 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

La AAPNA forma parte de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medio Ambientales AEAFMA y de la International Ranger Federation IRF

ÍNDICE DE PÁGINAS DEL BLOG

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Monreal del Campo: veinte años recuperando el monte






En 1994 se lanzó en este municipio turolense un proyecto agroforestal modélico

Hace veinte años se inició en Monreal del Campo (Teruel) un proyecto de recuperación agroforestal llamado a hacer historia. Gracias a la labor vecinal de un pueblo aragonés preocupado por su patrimonio natural, hoy su monte público luce con merecido orgullo todo un valioso mosaico de setos, dehesas y bosquetes.

Por Raquel Sánchez Izquierdo y Julio Sánchez Plumed

Al igual que la mayoría de los montes del Valle del Jiloca, el monte “La Dehesa”, de Monreal del Campo (Teruel), cuya vegetación original eran la encina, el quejigo y la sabina albar, sufrió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX intensas roturaciones y casi la totalidad de sus mil hectáreas fue puesta en cultivo.

Posteriormente, tras el éxodo rural de los años cincuenta, la parte alta del monte, de orografía más acusada, se repobló con varias especies de pino. Al mismo tiempo se mantuvieron en cultivo unas cuatrocientas hectáreas de terreno más suave y de mayor calidad agronómica, divididas en parcelas de una hectárea y adjudicadas a los vecinos de la localidad.

En los años noventa se llevó a cabo la concentración parcelaria de la mayor parte del término municipal, unas cinco mil hectáreas de fincas particulares de secano. Quedaron sin concentrar la zona de vega del corredor del río Jiloca y las parcelas número de agricultores seguía bajando y cada uno arrendaba varias parcelas, pedían una nueva concentración para mejorar su rentabilidad.

Para ampliar: Clik sobre la imagen con el botón derecho del ratón y abrir imagen en otra pestaña

Para ampliar: Clik sobre la imagen con el botón derecho del ratón y abrir imagen en otra pestaña


No hay comentarios: