llamanos

¿Fauna salvaje en dificultades o muerta?
¿Incendios forestales?
¿Infracciones contra la seguridad ambiental, caza, pesca, vertidos?
¡¡LLÁMANOS!!
112 SOS ARAGÓN

¿Cualquier tema relacionado con el medio ambiente?
Pregunta por nosotros:
Centralita Gobierno de Aragón 976714000
OFICINAS COMARCALES DEPARTAMENTO DR Y SOSTENIBILIDAD


AGENTES FORESTALES

La AAPNA es la asociación profesional de los AGENTES FORESTALES del Gobierno de Aragón

LEY 10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes.

q) AGENTE FORESTAL: Funcionario que ostenta la condición de Agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico tal como establece el apartado 6º del artículo 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

La AAPNA forma parte de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medio Ambientales AEAFMA y de la International Ranger Federation IRF

ÍNDICE DE PÁGINAS DEL BLOG

viernes, 24 de mayo de 2013

CRECEN LAS DENUNCIAS A FURTIVOS

www.heraldo.es

Viernes 24de mayo de 2013 l Heraldo de Aragón


De 2011 a 2012 aumentaron un 5,1% las infracciones penalizadas por la DGA; más del triple de pesca que de caza
La falta de licencia o permisos para cotos es una de las causas principales para abrir expedientes e incautar material

ZARAGOZA. «Dicho de una per­sona: que caza, pesca o hace leña en finca ajena, a hurto de su due­ño». La definición de furtivo que hace la RAE permite una amplia acepción de las numerosas infrac­ciones cometidas en caza y pesca, que en los últimos años se han in­crementado en un5,1%enAragón.
La casuística, no obstante, varía mucho, y va desde los casos más graves de robo en piscifactorías –recientemente hubo uno en Al­barracín– o la muerte y aprehen­sión de animales sin permiso en reservas o cotos –a veces para ha­cer contrabando con los codicia­dos y cotizados trofeos de caza mayor–,hasta, en el otro extremo, casos más rayanos con la picares­ca. Estos últimos son especial-mente frecuentes en la pesca, ac­tividad que registra más del triple de infracciones que la caza.
En ese apartado se computarían infracciones leves como pescar con artes, medios o cebos no au­torizados, o usar más cebos, artes
o útiles de los permitidos, por ejemplo más de dos cañas al al­cance de la mano en aguas ciprinícolas o más de una en aguas de­claradas habitadas por la trucha (salvo en tramos de pesca inten­siva, donde se permiten hasta dos). O también descuidos menores como no llevar chalecos re­flectantes en batidas de caza.
De 300 a 3.000 euros
En cambio, otra de las infracciones más frecuentes, tanto en pesca como en caza, es la falta de li­cencia o de permiso del coto. En este caso, se trata de una falta gra­ve, sancionada normalmente con 300 euros, aunque puede llegar hasta 3.000 si concurren circuns­tancias agravantes.
La gran mayoría de las infrac­ciones detectadas por agentes de protección de la naturaleza, guardias civiles del seprona o guardas de cotos –810de un total de 1.497 el año pasado– son de pesca y de la provincia de Zaragoza.
Norberto  Royo, presidente de la Federación Aragonesa de Pesca y Cásting (Fapyc), explica que se producen sobre todo en el embal­se de Caspe, «al que acude mucha gente sin ningún tipo de licencia», y apunta que en el coto de Riba­rroja, al tener guardería propia, siempre hay una alta tasa de de­nuncias. En cambio, relativiza el descenso de expedientes en Te­ruel, que atribuye a una vigilancia menor por problemas económi­cos y también a que hay menos kilómetros de riberas.


Mayor extensión y más gente
Del mismo modo, aunque a la in-versa, Fernando Tello, presidente de la Federación Aragonesa de Caza, explica que la única provin­cia donde aumentan las infraccio­nes sea la de Zaragoza y que su término municipal sea la zona con más denuncias. «Aparte de que es un término muy grande, hay mu­cha más gente y por tanto hay más infracciones de caza, igual que de tráfico o de cualquier otra cosa. Es lógico», afirma.
Tello destaca que «las infrac­ciones de caza van a menos», e in­siste en diferenciar los casos gra­ves como cazar en vedados, sin permisos o especies en época de reproducción, de otros leves co­mo llegar a una zona de seguridad con el arma cargada.
Por su parte, el director general de Medio Natural, Pablo Munilla, se congratula del aumento de de­nuncias, que –dice– «demuestra que la guardería funciona, lo que es muy positivo, al igual que la co­laboración de la Guardia Civil.
Otra cosa, puntualiza Munilla, es que luego muchas denuncias topan con personas insolventes, «y eso es más difícil solventarlo». Aunque también queda una am­plia colección de material deco­misado, sobre todo de pesca, que, si no es recogido en plazo, puede ser subastado de no ser cedido pa­ra escuelas federativas.
JAVIER BENITO

1 comentario:

Anónimo dijo...

... "sobre todo de pesca, que, si no es recogido en plazo, puede ser subastado de no ser cedido pa­ra escuelas federativas"

Pero qué es esto???